viernes, 24 de septiembre de 2010

SHE- Elvis Costello




Siempre es ella.

La que te ayuda a vivir.

La que te ofrece sus risas, y sus lágrimas, para que construyas tus recuerdos.

La que te apoya a lo largo de los buenos y malos tiempos.

La que da sentido a tantas y tantas cosas...

Una gran canción.

Una gran mujer.

Probablemente no me la merezco, pero el mundo es un lugar injusto.

Y yo soy un tipo con suerte.

6 comentarios:

Anniehall dijo...

Aquí entre papeles y cables, entre mis compañeros de oficina me has puesto los pelos de punta. Y eso sin oir la canción (aunque cantándola mentalmente).

Qué suerte la tuya.

pseudosocióloga dijo...

De esta canción me gustan todas las versiones,¿no estaba también en la banda sonora de "Tienes un e-mail"?.
Puestos a escoger me quedo con la de Aznavour.¿"Tous les visages de l'amour"?.
Que suerte tiene tu mujer.

Anónimo dijo...

Ey,ey,ey, Pseudosociologa que la suerte es la suya, no vayas a creer que lo dice de coña!.

Cazurro: gracias.(ya sabes que me encanta la cancion) La suerte es mutua. En esto, al ppo se tiene, pero despues yo diria que se busca, se cultiva, se mantiene, se alimenta....
Siento que el post podria titularse "HE", pero como el blog es tuyo, pues mejor pa mi.

Evidentemente, tu mujer.

Teresa, la de la ventana dijo...

Qué bonita canción... A mí me hace pensar inmediatamente en "Notting Hill"...

Tenéis suerte los dos.

Cazurro dijo...

Annie, pues espero que sea por la canción , y no cosa mía. Porque ultimamente todas las mujeres que me leen acaban llorando o seriamente alteradas. Tendré que plantearme dejar de escribir.

Pseudosocióloga, la versión de Aznavour no está mal, pero escuché esta versión primero, y ya sabes: la primera vez siempre te marca.

Hola, cariño.

Teresa, efectivamente es una canción preciosa, y a mí también me recuerda la peli.


Pero, a ver si nos ponemos de acuerdo con el tema de la suerte, caray.

Sólo falta que alguien diga que no tenemos suerte ninguno de los dos... que también podría ser.

Anniehall dijo...

Era por lo que decías y cómo lo decías. Pero de emoción. Es que yo soy muy llorona.

Creo que tenéis suerte los dos.